¿Cómo me puede perjudicar no abonar los gastos de la comunidad?

¿Cómo me puede perjudicar no abonar los gastos de la comunidad?

En el contexto actual de crisis, hay un tema que suele volverse común entre los propietarios dentro de una comunidad de vecinos: ¿qué pasa si no puedo abonar los gastos de la comunidad? Sin duda los gastos extra suponen una carga en nuestros bolsillos, sobre todo cuando se utilizan para cuestiones que no requieren demasiada urgencia.

Para la ley de propiedad horizontal, todo copropietario, por el hecho de serlo y desde el momento en que, por la adquisición de un piso o local, entra a formar parte del régimen de propiedad horizontal, se encuentra en la obligación de pagar los gastos comunes sin que la no utilización de un servicio exima de las obligaciones correspondientes (art. 9.2 LPH).

Hoy, en el blog de Vecinos Felices, te contamos qué puede suceder si no abonamos los gastos de comunidad en tiempo y forma, y si en tiempos de crisis, como la vivida actualmente, todo se mantiene igual.

¿Qué dice la ley? ¿Los gastos son finalmente obligatorios?

Si nos basamos en lo que las normas expresan, está prohibido dejar de pagar las cuotas comunes, tanto ordinarias como extraordinarias, más allá de que no se utilicen elementos y servicios comunes. No existen exoneraciones ni excepciones: como tener cerrado el piso o local, no usar la calefacción central, la piscina o el ascensor, aunque sí se puede hacer uso del derecho de que todo funcione correctamente.

Si nos encontramos con un vecino que no quiere o puede abonar los gastos de comunidad, la junta de propietarios puede reclamar por vía judicial la deuda, aprobando en una reunión previa la liquidación y la presentación de la demanda. Si el propietario deudor continúa sin abonarlo, el procedimiento sigue su curso, realizándose una presentación judicial en la que se puede pedir hasta el embargo de los bienes.

En el caso de que se realicen obras pero no todos los propietarios estén de acuerdo, existen mecanismos para que los vecinos que no consideren oportunas esas mejoras no se vean obligados al pago de las mismas por el hecho de que una mayoría así lo decida.

Cuando se acuerde la realización de obras que requieran un gasto que exceda el importe de tres mensualidades de la cuota de la comunidad para los gastos comunes, los propietarios que se opongan a la medida pueden impugnar la decisión de la junta y dejarán de estar obligados al pago de las cuotas que les correspondan.

En cualquier caso, los administradores de fincas actuarán siempre como mediadores dentro de la junta de vecinos e intentarán llegar a un acuerdo general. En momentos de crisis como el que vivimos actualmente, es indispensable contar con un administrador que se ocupe de las necesidades de la comunidad, apoye a los propietarios y los acompañe las 24hs.