Conoce las medidas de prevención frente al uso de calefactores

Conoce las medidas de prevención frente al uso de calefactores

El invierno está llegando y las temperaturas han comenzado a bajar. Los calefactores, en todas sus versiones, están comenzando a encenderse, tanto en casa como en la oficina. Sin embargo, manipular estos artefactos requiere tener en cuenta algunas medidas preventivas para evitar que se produzcan accidentes.

Entre las consecuencias más comunes del mal uso de los calefactores, encontramos quemaduras por contacto, intoxicación química por emanación de gases, como monóxido de carbono, y hasta incendios.

Hoy, en el blog de Vecinos Felices, queremos recomendarte una serie de medidas de prevención para usar los calefactores en casa y evitar cualquier tipo de accidente.

Medidas preventivas para espacios cerrados

La experiencia nos cuenta que los accidentes, en su mayoría, ocurren por errores en el uso, falta de información y descuidos. Los especialistas nos dan una serie de medidas preventivas para aplicar en casa:

  • Si compramos una nueva calefacción, debemos verificar que sea de calidad y posea los sellos y obleas de homologación de la autoridad competente.
  • Antes de iniciar un dispositivo nuevo, debemos leer las instrucciones de uso y consideraciones generales en la etiqueta o manual provisto por el fabricante.
  • Si utilizamos un calefactor que ha estado muchos meses sin usar, tenemos que comprobar que funcione correctamente.
  • Debemos emplear aparatos de calefacción de gas únicamente en ambientes que se encuentren ventilados. Recomendamos apagarlos si no vamos a estar en casa o en la oficina.
  • En hogares con niños, tomar las precauciones necesarias para que no se acerquen y así evitar quemaduras accidentales.

 

Desde Vecinos Felices os decimos que, además, es indispensable contar con un matafuegos tipo ABC en casa, y cerrar las llaves de paso del gas si detectamos algún tipo de fuga. Si crees que estás frente a un problema con tu calefacción, no dudes en comunicarte con tu administrador de fincas o con un especialista matriculado.