Gastos de la comunidad: ¿Cómo actuar ante los impagos para evitar perjuicios al resto de vecinos?

Gastos de la comunidad: ¿Cómo actuar ante los impagos para evitar perjuicios al resto de vecinos?

No es fácil lidiar con los vecinos que entran en mora, sobre todo porque la falta de pago de recibos por parte de un propietario puede causarle inconvenientes al resto de la comunidad. Lo que uno no paga, lo tienen que pagar los demás.

En el caso del agua, la luz y las eventuales reformas de un edificio deben ser abonadas por todos los dueños de las casas que componen la comunidad. Si uno no paga su parte, el resto debe destinar más dinero más para cumplir con las obligaciones de pago que se dispongan.

Hoy, en el blog de Vecinos Felices, te contamos cómo deben actuar las comunidades de vecinos cuando uno de ellos es moroso y cuál es el rol de los administradores de fincas.

Claves para detectar y tratar con los vecinos morosos

La experiencia nos dice que las cuotas de comunidad son una de las primeras obligaciones que se dejan de atender cuando una persona no puede o no quiere enfrentar sus deudas. En este sentido, existen algunas medidas que se pueden tomar para intentar solucionar la situación:

1- Comunicarnos con el “vecino moroso” o: de forma comprensiva y diplomática, debemos acercarnos a hablar con los vecinos que no han afrontado su cuota de comunidad y conocer sus motivos. Muchas veces sucede por falta de recursos económicos y se puede pensar en flexibilizar el pago.

2- Cuando se trata de un “moroso profesional”: en este caso, la vía recomendada es la judicial. Allí se puede aplicar el procedimiento monitorio de reclamación nombrado en la Ley de Propiedad Horizontal, que tiene una fácil tramitación y sirve para obtener el pago de la deuda, de cualquier importe, líquida, determinada, vencida y exigible, donde no se necesita la intervención de abogado ni procurador.

3- En otros casos, se puede aplicar el envío de un burofax con acuse de recibo, donde quede explicito que se interrumpe el plazo de prescripción para el ejercicio de la acción judicial. Eso servirá también como valor probatorio en cuanto al hecho de haber agotado la vía extrajudicial, acreditando así la buena fe de la comunidad.

La falta de pago de las cuotas de las comunidades de vecinos suelen ser algo habitual, sobre todo cuando nos encontramos en una situación de crisis como la actual. En estos casos, siempre es importante agotar todas las vías políticamente correctas antes de llevar el conflicto al ámbito judicial. En este punto, será clave mantener una relación estrecha y de plena confianza con nuestros administradores de finca, que estarán ahí para ayudarnos y acompañarnos en todo el proceso de reclamación.