¿Cuáles son las diferencias entre el seguro de hogar y el de comunidades?

¿Cuáles son las diferencias entre el seguro de hogar y el de comunidades?

Vivir en una comunidad de vecinos conlleva ciertas responsabilidades y, en muchos casos, no somos conscientes de todas ellas. Cuando ocurre un siniestro dentro del edificio o la vivienda es normal preguntarse quién debe hacerse cargo. Debemos saber que ambas situaciones son distintas, ya que tienen diferentes protecciones.

Hay que tener en cuenta que, si bien no es obligatorio contratar un seguro de hogar y otro de comunidad, sí muy recomendable. Estos se complementan y no se reemplazan entre sí, por lo que cada uno cubre determinadas situaciones y riesgos. En este contexto, es necesario conocer cada una de sus cláusulas para evitar que se dupliquen y poder así también ahorrar en el coste de la prima de cada seguro.

Hoy, en el blog de Vecinos Felices, te explicamos las principales diferencias, así como las ventajas de cada uno y por qué es necesario contar con ambos.

Diferencias entre el seguro de la comunidad y el del hogar

El seguro de hogar cubre el continente y los artículos privados que se encuentran dentro de ella y que hayan sido declarados. Por tanto, mientras estos elementos hayan sido afectados por alguna de las condiciones especificadas en esta póliza, estarán protegidos. Generalmente, las garantías de este seguro cubren incendios, inundaciones, filtraciones, cortocircuitos, roturas de cristales, robos, hurtos y más.

Además se harán cargo de los daños producidos a otros vecinos, por ejemplo, en el caso de que se provoque algún accidente en otras viviendas como consecuencia de una reforma en la nuestra.

En contraposición, los seguros de comunidades protegen las zonas comunes y los elementos privados del edificio. Los daños que entran dentro de la cobertura son aquellos causados por actos de vandalismo, fenómenos atmosféricos, incendio, inundaciones, atasco en las conducciones comunitarias, robo y hurto, entre otras más.

Además, en la póliza se puede incluir una cláusula de protección jurídica para tratar temas de impago.

¿Por qué contratar un seguro?

Cuando se trata de una vivienda hipotecada, sí es obligatorio contar con un seguro. Asimismo, ciertas Comunidades Autónomas, como la Comunidad Valenciana o la Comunidad de Madrid, también lo requieren.

En el caso de que podamos elegir si contratar uno o no, siempre es recomendable que se haga, ya que estaremos protegidos de cualquier imprevisto que pueda suceder, tanto dentro como fuera del inmueble y el edificio.

En el caso de no contar con un seguro para la comunidad, cada propietario deberá afrontar los gastos de reparación de acuerdo con el coeficiente de participación que le corresponda.

En definitiva, encontramos una gran flexibilidad en las pólizas que hay en el mercado, para adaptarlas a las necesidades personales de cada propietario y su comunidad.

Desde Vecinos Felices te aconsejamos que siempre que sea posible, tanto la Comunidad de Propietarios como cada vivienda sean aseguradas en la misma compañía, esto permite que no se produzca solapamiento en las coberturas, incremento en las primas y en muchas ocasiones permite precios más competitivos, ya que son las propias compañías que ofrecen descuentos y packs que puedan ser de gran ayuda para todos.

En Vecinos Felices tenemos el personal capacitado para asesorarte en la contratación del seguro ideal y así estar siempre protegido ante cualquier percance.