Derechos y responsabilidades de los inquilinos en una comunidad de propietarios

Derechos y responsabilidades de los inquilinos en una comunidad de propietarios

En los últimos años, los alquileres se han disparado y cada vez hay más casas arrendadas que ocupadas por sus propietarios. Por ello, es importante aclarar y determinar cuál es el rol del inquilino, cuáles son sus derechos y limitaciones.

Si bien es cierto que al no ser dueños de la vivienda no tienen ciertos privilegios, como el voto en las reuniones comunitarias, hay derechos de convivencia que comparten con todos.

Hoy, en el blog de Vecinos Felices, te contamos qué papel juegan los arrendatarios en caso de reparaciones en la vivienda o en la finca, en las Juntas de Propietarios y en el uso de las áreas comunes, entre otros casos.

¿Qué derechos y obligaciones tienen los inquilinos dentro de la comunidad de propietarios?

  • Las cuotas de la comunidad: indiferentemente de si uno es propietario o inquilino, los gastos de comunidad deben abonarse, siendo responsabilidad de cualquiera de las partes. No obstante, en el contrato de arrendamiento debe estar estipulado quien se hará cargo de estos pagos.

 

  • El Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI): similar al caso mencionado anteriormente, el pago de este impuesto puede corresponder a cualquiera de las partes. Generalmente, el propietario se hace responsable. De no ser así, esto debe estar pactado en el contrato.

 

  • Juntas de comunidad: según la Ley de Propiedad Horizontal, los únicos miembros que pueden asistir y que cuentan con derecho a voto son los dueños de las viviendas y locales. Sin embargo, el propietario puede delegar sus derechos de asistencia y voto al inquilino mediante representación firmada.

 

  • Zonas comunes: el arrendatario tiene derecho a disfrutar de las zonas comunes (piscina, parques interiores, terrazas…), así como también la obligación de hacer un uso correcto de las mismas y mantenerlas limpias.

 

Finalmente, cabe señalar que el inquilino puede exigir una indemnización a la comunidad de propietarios por trabajos realizados que le hayan ocasionado daños a él, al piso o a otro elemento de su propiedad. Esta gestión se puede realizar sin necesidad del propietario.

El administrador de fincas, tu mano derecha

Tanto el arrendador como el arrendatario deben cumplir con las normas que les corresponden, especialmente aquellas referidas a la convivencia vecinal y las establecidas en los estatutos internos. Asimismo, ambas partes cuentan con derechos que deben ser respetados por los demás vecinos.

En este contexto, es importante contar con un administrador de fincas que mantendrá informados a todos los vecinos de sus responsabilidades y derechos. También actuará de intermediario en caso de que se produzca algún conflicto.

Desde Vecinos Felices, buscamos que todas las personas que vivan en la finca se sientan cómodas y que haya una buena relación de comunidad.