En el último año mucho se ha hablado sobre las ayudas del Estado provenientes de fondos europeos en materia de rehabilitación de viviendas. Históricamente, las comunidades de vecinos, al carecer de personalidad jurídica propia, tenían muchos problemas para acceder a este tipo de financiación. Pero ahora, con la reciente modificación del régimen de comunidades de propietarios establecido en la Ley de Propiedad Horizontal, la situación ha cambiado.

Con esta modificación, acordada por Real Decreto Ley el pasado mes de octubre, el Gobierno de España tiene como objetivo no solo facilitar el acceso a crédito a las comunidades, sino promover la realización de obras de rehabilitación que permitan mejorar su eficiencia energética.

Hasta este momento, los bancos y entidades se mostraban reacias a conceder créditos a las comunidades, ya que deben actuar contra cada propietario concreto en el caso de impagos y morosidad. A partir de ahora, según los cambios propuestos por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, la responsabilidad de estos préstamos podrá recaer sobre las propias comunidades, de modo que serán ellas las encargadas de exigir pagos a los propietarios.

En definitiva, las comunidades de propietarios verán reforzadas sus herramientas y apoyo a nivel jurídico para tener plena capacidad sobre operaciones de crédito vinculadas a la conservación, rehabilitación mejora de sus edificios y viviendas.

¿A qué ayudas podrán acceder las comunidades de vecinos?

A raíz de la implementación de estos cambios en la Ley de Propiedad Horizontal, la seguridad jurídica de las comunidades de vecinos se verá reforzada, de modo que contarán con la entidad suficiente para aplicar y acceder a las líneas de avales gestionadas por el ICO, para las que hay destinados 1.100 millones de euros.

Con estos fondos, las comunidades de propietarios podrán invertir en obras de rehabilitación con las que se pueda mejorar la eficiencia energética de los edificios. El objetivo será reducir por debajo del 30% el consumo de energías no renovables.

En definitiva, este dinero podrá destinarse a la instalación de materiales que permitan alcanzar esta meta, véase paneles solares, calderas inteligentes, repartidores de costes de calefacción o geotermia, entre otros. 

¿Cómo aprobarán los propietarios estás inversiones?

En la práctica, la modificación aprobada por el Gobierno cambia también la forma en la que se toman las decisiones con relación a las obras de rehabilitación en las comunidades de vecinos.

De este modo, ahora bastará obtener una mayoría simple entre los propietarios para sacar adelante no solo la solicitud de ayudas y financiación, sino los presupuestos de las obras y la forma y términos del pago de este.  Esta mayoría, a su vez, deberá ser representativa de la mayoría de las cuotas de participación

En este mismo apartado, se establece también que el coste -tras descontar subvenciones y ayudas públicas- de aquellas intervenciones que requieran de acreditación vía certificación energética del edificio no podrá ser superior al importe  de nueve mensualidades ordinarias de gastos comunes.

 

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola,
¿En que podemos ayudarte?